El poder de un abrazo

A los padres nos surgen dudas de por qué dar un abrazo a nuestro hijo en un momento en el que consideramos que se está portando mal. Y pensamos…

  • Si mi hijo se porta mal y le doy un abrazo va a pensar que lo que ha hecho está bien.
  • Si le doy un abrazo verá que no estoy enfadada y por tanto lo seguirá haciendo
  • No creo que se lo merezca

1.- Cuando sientas el impulso y la necesidad de darle un abrazo a tu hijo, dile: “necesito un abrazo”, lo que ocurre después es tan es tan maravilloso que parece magia.

2.- No siempre hay que dar los abrazos en los momentos de berrinche o cuando los niños están mal, aunque es cierto que en estos momentos es cuando más lo necesitan.

3.- Acércate, ponte a su altura y dile “necesito un abrazo”.

4.- Es mejor decir “necesito un abrazo” que “¿me das un abrazo?” o “¿quieres un abrazo?” Y ¿sabes por qué? porque los niños tienen el deseo innato de pertenecer y de contribuir. Escuchar la palabra necesito les hace importantes y les demostramos que les necesitamos.

Nuestro papel como padres es ser el refugio y cobijo de nuestros hijos.

Recuerda un niño que se porta mal es un niño desalentado (Dr Dreikurs)

Recuerda quiéreme cuando menos lo merezca que será cuando más lo necesite

DEJA UN COMENTARIO

trece + 17 =

¿EN QUÉ PODEMOS AYUDARTE?

Tienes la posibilidad de hacer una VISITA INFORMATIVA GRATUITA, donde podrás explicarnos personalmente tu motivo de consulta. En ella te explicaremos cuál es el plan de intervención más adecuado, el procedimiento a seguir y sus costes.


    Publicaciones recientes
    0

    ¡Queremos compartir contigo!

    Te mantendremos informado/a de todas nuestras formaciones, servicios, ofertas y además de mucho contenido gratuito muy interesante y práctico. Queremos que formes parte de IDEAT. Inscríbete en nuestra lista y te daremos la bienvenida con un regalo.

    ¿Lo aceptas?

    Marketing por