PROFESIONALES 2018-10-31T17:17:49+00:00

CONOCE A NUESTROS EXPERTOS

Blanca Tolosa Ripoll

Dirección | Psicóloga CV- 10146

Me río, me río mucho y muchas veces al día. El sentido del humor me acompaña por muy seria que sea la tarea. Pongo pasión y humor a partes iguales en todo lo que hago. Me gusta compartir, hablar, aprender de otras vivencias, acompañar a otros en el camino a ser un poquito más felices.Y eso en Centro IDEAT es una constante, el proyecto que se ha convertido en el lugar donde quería y quiero estar. Cuento con personas a mi alrededor que me hacen sentir muy afortunada, y sin querer se me escapa una sonrisa.

Laura Garcia Morte

Dirección | Psicóloga CV- 8587

Mi sentido de la responsabilidad y mi disciplina son dos de mis grandes aliados para llevar a cabo mis proyectos personales. Psicóloga por convicción, mi proyecto laboral culmina con la creación de Centro Ideat. Mi ilusión había visto la luz. Aquello por lo que había aprendido, luchado y vivido, por fin podía ser compartido. Compartido con mis compañeras y socias y por muchas familias que confían en mi y en mi proyecto día tras día. Gracias por dejarme hacer las cosas como yo creo y siento.

Sonia Machado Sánchez

Dirección | Psicóloga CV- 10160

Desde bien pequeña me he caracterizado por ser una persona muy maternal, cariñosa, sensible, creativa, analítica, constante y autónoma.  Me gustan las relaciones personales, tanto como los momentos de silencio para imaginar o pasar tiempo con mi familia. Me encanta mi profesión, psicóloga dedicada a la infancia y la adolescencia, así como a la familia. La formación específica continua, enriquece cada día mi necesidad de crecer. Mi otra labor, cómo codirectora del centro, la defino como “mi sueño hecho realidad” junto a dos de mis mayores pilares.

Siempre me he caracterizado por ser una persona muy comunicativa. Disfruto de una buena conversación, enriquecerme de las experiencias y conocimientos de quienes me rodean y no entiendo las relaciones sociales sin comunicación, de cualquier tipo. Por este motivo, no podría haber encontrado mejor profesión que la que tengo, logopeda. Especializada en comunicación y sus múltiples posibilidades, en el ámbito de la atención temprana y la discapacidad, pero también en adultos. Me apasiona ver la evolución de las personas con las que trabajo y la alegría reflejada en sus caras cuando por fin el entorno entiende lo que necesitan.

Siempre, desde pequeñita, he pensado que no hay mejor trabajo que poder ayudar a la gente a ser un poquito más feliz, !y por suerte, ese es mi trabajo! Me considero creativa, y me gusta disfrutar  de los pequeños placeres de la vida. Para poder ayudar a niños, adolescentes y adultos, en problemas de tipo emocional, mi vocación me ha llevado a realizar un Máster en Psicología Clínica. En mi día a día,mis principales herramientas de trabajo son: las palabras,los dibujos  y los cuentos, !me apasionan los cuentos!. Creo que es la mejor forma para llegar al alma de los niños y, de los no tan niños.  Me gusta siempre buscar el lado positivo de las cosas que nos ocurren, porque “aun cuando poniendo nuestras mejores intenciones, las cosas no salen como deseamos…Así es la vida y…!!NO NOS LA PODEMOS PERDER!!”

Desde pequeña siempre me ha emocionado la idea de poder ayudar a otras personas a desarrollar su máximo potencial, de manera que puedan ser y hacer lo que quieran en sus vidas. Profundamente atraída por las ciencias de la salud y concienciada acerca de la libertad que ofrece la comunicación y la capacidad para desenvolverse en cualquier entorno, elegí de manera vocacional la carrera de Logopedia. Valoro el trabajo con la personas, tanto por la gratificante sensación de ayudar a los demás, como por la oportunidad que me ofrece el poder aprender de ellos y crecer día a día para seguir ofreciendo lo mejor de mí misma.

Siendo un retaco de 8 años y a la gran pregunta ¿Qué quieres ser de mayor? Respondí rápidamente y muy segura de mi misma PSICÓLOGA. Supongo que en ese momento no sabía o no entendía lo que significaba esa profesión, pero yo me sentía como una superheroina que podía a ayudar a cualquiera a solucionar sus problemas. Me hice mayor y conseguí ser lo que tanto ansiaba de pequeña. El campo de la  neurociencia y la psicología infanto-juvenil me hacen querer aprender día tras día para poder utilizar esos superpoderes que imaginaba de pequeña, ahora transformados en la aplicación de juegos neurocognitivos ¡mi debilidad!, para ayudar a niños y a familias en su crecimiento.

Los niños son el futuro del mundo; nuestro futuro. Disfruto con ellos y me encanta como me siento cuando puedo ayudarles. En mi trabajo con los niños, no sólo he sido “maestra”, muchas veces he sido “aprendiz”, ya que de ellos he aprendido grandes lecciones y recibido la mejor recompensa que mi profesión puede darme:SU CARIÑO INCONDICIONAL.

Me siento muy afortunada de poder acompañar a niños, sus familias y otros adultos en su desarrollo personal, todos ellos, nutren el mío y mejoran mi calidad humana.

Mi profesión es algo que he soñado hacer desde que tenía unos 8 años; quería “ser psicóloga para ayudar a las personas”. Simplemente, es mi vocación. Algo tan maravilloso como intentar enseñar y transmitir, a niños y adolescentes, la emoción y el entusiasmo por superarse en sus dificultades, usando mis competencias, y el juego, como aliado. Y todo esto, permitiéndome mantener, muy viva, la niña que llevo dentro, y que me propongo NO dejar dormir jamás!!

Activa,  perseverante y creativa, ingredientes que intento verter en mi trabajo siempre con una visión holística, crítica y analítica. Mis disciplinas mis vocaciones, abarcando desde el pensamiento hasta la acción. La formación continua y la entrega es el camino, las risas compartidas mi aliciente para seguirlo. La alegría de presentar pequeños retos a los niños y ver que los superan con éxito. Juntos podemos.

Ideat me brinda a diario la posibilidad de desarrollarme como persona y sobretodo poner en práctica dos de mis cualidades más destacables:La empatía y la vocación de trato con el público.Eso, unido a encontrarme rodeada de grandes profesionales, hace que mi trabajo tenga una motivación añadida.

Creativa por naturaleza, diferente y sensible. Mi pasión es ayudar a promover la salud y bienestar de todas las personas con dificultades físicas, mentales o sensoriales, para que puedan participar en sus actividades cotidianas consiguiendo la mayor autonomía posible y sintiéndose capaces de superarse cada día. Comprometerme con las familias que requieren mi ayuda o acompañamiento es fundamental para mí en este camino que todos recorremos, la vida. Porque como dijo Abraham Lincoln: “Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años”.

Soy feliz con lo que tengo, sin dejar de perseguir lo que quiero, con la superación siempre como reto. Imprimo pasión en todo lo que hago y es mi secreto para acompañar a los niños en la consecución de sus logros, con su sonrisa como recompensa. A través de mi formación continua implemento los últimos métodos de una manera personalizada para que cada niño pueda desarrollarse y afianzar sus fortalezas. Considero la implicación, la constancia y la buena comunicación con el equipo aspectos imprescindibles para el crecimiento profesional. ¡Aprender de una manera dinámica es posible!

Soy de los que piensan que para llenarte de felicidad tienes que vaciarte en esfuerzo. Así, mi objetivo  es dar para recibir, creo que elegí la profesión adecuada para hacerlo. Siempre abierto a aprender, mejorar y seguir avanzando.

I de implicación.
D de dedicación.
E de equipo.
A de amabilidad.
T de terapia.
Son 5 de las razones por las que decidí formar parte de este gran equipo de profesionales.
Estoy muy ilusionada y encantada de formar parte de este extraordinario equipo que trabaja para facilitar la vida a muchas personas que necesitan de nuestros especialistas.
Estaré a la altura de las circunstancias y aportaré mi humilde grano de arena a este magnífico proyecto del Que, cuanto más tiempo pasa, más me siento identificada.

¿Hay algo más bonito y, a la vez difícil, que ayudar a una persona que lo pasa mal, a una familia que sufre?

Mi deseo es aportar un poco de conocimiento, de habilidad para hacer que el dolor sea menor y la dificultad se convierta en capacidad.
Los niños, nuestros hombres del mañana, son la arcilla en nuestras manos. Moldeables, reforzables, con gran capacidad de aprender.
Mi deseo, y para ello me sigo formando, es sacar de la persona lo mejor que tiene, sus fortalezas y potencialidades, aprendiendo a  encajar las debilidades.
Acompañar, estimular, enseñar estrategias, potenciar… son algunas de las herramientas con las que podemos contar, sabiendo que cada día se aprende algo nuevo y que el trabajo con el ser humano requiere una continua e ilusionada formación.

Siempre he mostrado interés por comprender el mundo interior de los demás. Palabras que me definen y que me permiten hacerlo son la capacidad de escucha, tolerancia, paciencia y empatía.

Ahora imprimo mis cualidades personales en mi profesión, acompaño a los menores y a las familias de un modo atento y cercano para poder avanzar juntos en su bienestar.