Conócete, compréndete y amate

Tal y como explico en muchas sesiones de acompañamiento, entender las preguntas que se nos han ido planteando a lo largo de nuestra infancia y las respuestas que fuimos dando a esas preguntas, nos puede ayudar a conocernos mejor.

Tengas la edad que tengas, hay en tu interior un niño/a que necesita amor y aceptación.  Cada edad que has vivido está dentro de ti, dentro de tu conciencia y de tu memoria. Cuando éramos niños/as y las cosas iban mal, solíamos pensar que algo no funcionaba bien en nosotros. Los niños piensan que, si pudieran hacer las cosas bien, sus padres los amarían y no les castigarían ni les pegarían. Así que, siempre que el niño o la niña desea algo y no lo obtiene, piensa: «No valgo lo suficiente». Entonces, cuando nos hacemos mayores rechazamos ciertas partes de nosotras mismos.

No es nada extraño que nos pasemos la vida diciéndonos «no» y «debería». Lo que hacemos no es otra cosa que imitar a esa voz del pasado. Sin embargo, esos mensajes no son la verdad de nuestra existencia. Son sólo grabaciones que una lleva dentro, y se pueden borrar y volver a grabar con mensajes más alentadores.

Nuestro amor por nosotros/as mismos/as no depende de nadie. Ni de mamá, ni de nuestra pareja, ni de nuestros hijos/as… Quizás necesitemos sanar alguna herida del pasado, no obstante, esas heridas no nos impiden amarnos, valorarnos y aceptarnos a pesar de que mamá, papá, un profesor, no lo hiciese.

-Sanar es comprendernos y aceptarnos mejor.

– Sanar es saber qué nos pasa y por qué.

– Sanar es responsabilizarnos de aquello que nos pasa.

– Sanar es entender qué nos altera emocionalmente.

– Sanar es saber gestionar nuestras emociones sin dañar al otro

– Sanar es no tener miedo de recorrer nuestro pasado

– Sanar es atrevernos a conectar con la niña que fuimos

– Sanar es validar, escuchar y amar a esa niña

– Sanar es tener a esa niña en cuenta todos los días

Ese niño/a, adolescente y joven (que aún habita en ti) necesita de tu amor para sanarse y liberarse. Hoy te tiene a ti y te necesita ahora. Nada en el mundo podrá sanarte más que tu propio amor por ti mismo/a.

Si verdaderamente deseas que tu vida sea más relajada, más pacífica y feliz te invito a conectar más contigo mismo/a. A darte el permiso de hacer más de aquello que tanto te gusta y dejar de hacer aquello que ya no deseas.

DEJA UN COMENTARIO

2 × 1 =

¿EN QUÉ PODEMOS AYUDARTE?

Tienes la posibilidad de hacer una VISITA INFORMATIVA GRATUITA, donde podrás explicarnos personalmente tu motivo de consulta. En ella te explicaremos cuál es el plan de intervención más adecuado, el procedimiento a seguir y sus costes.


    Publicaciones recientes
    Mi carrito
    El carrito está vacío.

    Parece que aún no te has decidido.