Tiempo exclusivo con tu hijo ¿Sabes como hacerlo?

¿Cada cuánto tiempo sales a cenar con tu pareja? ¿Cuánto tiempo le dedicas a una llamada telefónica con una amiga? ¿Una comida tranquila para dos? ¿Crees que este tipo de cosas pueden ayudar en tus relaciones personales?

Por todo ello, el tiempo especial es importante y es igual de importante y necesario con tus hijos.

Para que realmente sea tiempo especial tiene que cumplir ciertas características:
– Que sea una actividad que a los dos os apetezca y por tanto se convierta en vuestro ratito especial. Puedes hablar con tu hijo y hacer una lluvia de ideas sobre las posibles opciones, aunque algunas de las ideas que te proponga puedan resultar algo disparatadas anótalas, a lo mejor llega un momento que se pueden hacer. Otra idea puede ser que todo ese listado se haga categorías, es decir, clasificar las actividades dentro de casa, actividades fuera de casa, actividades que impliquen un coste económico, actividades que supongan más de una hora….
– Y lo segunda característica es que tiene que ser un tiempo que esté programado, planificado, apuntado en la agenda, así os ayudará a recordar que vuestro momento está por llegar y por tanto por disfrutar. Por tanto, no debe de ser un tiempo ocasional es decir ese tiempo que solemos dedicarles a nuestros hijos en nuestro día a día en tareas habituales como vestirles, llevarlos al cole, darles de comer.

Cuando dedicamos tiempo especial a nuestros hijos conseguimos:
– Que se sientan importantes. Les ayuda a pertenecer.
– Les explicamos que disfrutamos con ellos, y que nos encanta estar tiempo con ellos.
– Cuando sienten que tienen ratitos especiales con sus padres este hecho les ayuda a entender los momentos en los que no puedes atenderles y lo aceptan mejor. Por ejemplo, en este momento no te puedo atender estoy hablando con una compañera de trabajo y es una conversación importante, cuando acabe, tendremos un ratito especial juntos.
– Y te sirve para cuando haya distancia, recordar que esos momentos de conexión los podéis recuperar compartiendo tiempo especial juntos.

Cuándo tengas ese ratito especial con tus hijos házselo saber. Puedes verbalizar frases del tipo: “qué bien me lo paso cuando estamos solos”, “me encanta estar contigo”, incluso si te llaman por teléfono puedes descolgarlo y si con la persona tienes confianza puedes decirle “siento no poder atenderte en estos momentos, ahora es mi ratito especial con mi hijo”.

Aunque hablando de móviles lo mejor en estas situaciones es que compartamos tiempo especial con nuestros hijos sin tener nuestro móvil a nuestro alcance eso evitará distracciones y tentaciones.

Y ahora qué sabes esto te invito a que planifiques tiempo especial con cada 1 de tus hijos. Adelante.

DEJA UN COMENTARIO

cinco × dos =

¿EN QUÉ PODEMOS AYUDARTE?

Tienes la posibilidad de hacer una VISITA INFORMATIVA GRATUITA, donde podrás explicarnos personalmente tu motivo de consulta. En ella te explicaremos cuál es el plan de intervención más adecuado, el procedimiento a seguir y sus costes.


    Publicaciones recientes
    0

    ¡Queremos compartir contigo!

    Te mantendremos informado/a de todas nuestras formaciones, servicios, ofertas y además de mucho contenido gratuito muy interesante y práctico. Queremos que formes parte de IDEAT. Inscríbete en nuestra lista y te daremos la bienvenida con un regalo.

    ¿Lo aceptas?

    Marketing por