Querida caca… ¿Por qué nos cuestas tanto de controlar?

Una vez se ha dejado el pañal, el problema del control de esfínteres de la caca, es mucho más frecuente de lo que parece. ¿A tu hijx le ocurre? ¿Estás viviendo esta situación?

Para el control de esfínteres, es necesario, la combinación de dos factores: CAPACIDAD Y VOLUNTAD.

  • Con respecto a la capacidad, uno de los factores principales necesarios para el control de la caca es la maduración de esfínteres.

Es decir, para hacer caca en el wáter, ya no sólo es necesario simplemente hacer caca (como pasa cuando llevan el pañal, que todo vale en cualquier lugar, en cualquier momento y de cualquier manera).

Al quitarles el pañal, sin darnos cuenta les estamos pidiendo más, mucho más. Les estamos pidiendo, entre otras muchas cosas, que:

  • sean capaces de notar y anticipar cuando se están haciendo caca,
  • que sean capaces de notarlo y decírnoslo con un tiempo bastante prudencial para poder llegar al wáter J.

La maduración de los esfínteres, se suele producir en torno a los 2-3 años. No obstante, como bien sabemos, cada niño es diferente, y la maduración de cada niño sigue su propio ritmo, ni mejor ni peor, simplemente el suyo.

  • Otro aspecto a tener en cuenta, es la voluntad, hacer caca es un acto voluntario, por lo que de alguna manera, además de ser consciente (la capacidad que hablábamos anteriormente), tiene que de alguna manera querer hacerlo. En este factor, puede influir algunas características particulares de los niños, las cuales hay que tener en cuenta:
  • Por ejemplo, existe algunos niños con dificultades en su integración sensorial, que pueden manifestar en ocasiones un rechazo a hacer caca en diferentes contextos o únicamente en el inodoro. No teniendo conciencia de su propio cuerpo o resultando la acción de defecar muy aversiva para ellos.
  • Otro aspecto que puede darse es que cuando retiramos el pañal a nuestro pequeño (alrededor de los 2 años), éste empieza a ser conscientes de la defecación y se asusta. El miedo a hacer caca a los 2 años, momento en el que solemos retirar el pañal, forma parte de la evolución normal del niño, aunque como cada niño es diferente, unos lo manifiestan más que otros.

Así pues, ante esta situación nueva qué les asusta, se puede producir estreñimiento. Lo que se considera “estreñimiento funcional”. Es decir, “como me duele, y es algo que no me gusta, evito hacer caca”.

¿Cuál es el problema? Que como bien sabemos, es un hecho que no se puede evitar. Pero siendo niños, muchas veces, es muy difícil llegar a ese nivel de comprensión, por lo que volvemos a hablar de esa madurez en ciertos casos necesaria.

Y SI ES ALGO NORMAL, ¿CUÁNDO SE CONSIDERA UN PROBLEMA?

Según el DSM-V (manual diagnóstico de psicología), a partir de los 4 años, empieza a considerar este problema como una entidad diagnóstica propia. La cual se conoce como encopresis. No obstante, este tema requiere un proceso largo de aprendizaje, en el que hay que tener muchos aspectos en cuenta.

En la mayoría de los casos, es recomendable anticiparse a esta problemática y no esperarse a los 4 años. Debido a que cuánto más tiempo se esté en una situación de estreñimiento funcional, puede dar lugar a más aprendizajes erróneos, que pueden cronificar el problema. Siendo en ocasiones necesario comenzar por desaprender algunos aspectos aprendidos.

¿Y CÓMO LO SOLUCIONAMOS?

Ante todo, PACIENCIA, el proceso de la caca engloba muchos más aprendizajes de los que inicialmente nos puede parecer. Al pasar del pañal al wáter, estamos variando mucho elementos: lugar, inmediatez, sensación, posición, control… Por lo que es importante tener en cuenta todas estas variables, para así poco a poco ayudar en este proceso.

NUESTRA RECOMENDACIÓN:

  • Normaliza el proceso de la caca, pero no hagas que se convierta en todos los temas de conversación familiar.
  • Cárgate de PACIENCIA, la prisa suele ser de los principales problemas.
  • Si todavía no has quitado el pañal, observa los periodos sensibles del niño. Estos periodos quieren decir, que aunque no esté preparado para el control total, se puede ir favoreciendo y propiciando un ambiente preparado para que aprendan lo que necesitan en ese momento, sin que ello signifique quitar el pañal.
  • Si tiene ya 4 años o aún no tiene 4 años, pero empiezas a observar dificultades, infórmate a un psicólogo, no tengas miedo.

La labor del psicólogo en estos casos, suele ser de asesoramiento y acompañamiento en este proceso. El psicólogo, analiza cada situación en particular, y te puede ayudar a seleccionar cuáles son los mejores pasos a seguir en cada momento, y en cada caso, para así poco a poco ir adquiriendo este hábito tan complejo.

¡¡PODEMOS AYUDARTE!!

FDO.
Laura Urrios Galiana
Psicóloga.CV-12096

2019-03-11T20:26:09+00:00