¿Que es la Musicoterapia? ¿En qué consiste?

¿Qué es la musicoterapia?

Diversos estudios nos muestran que la música afecta al ser humano en su totalidad: biológica, física, neurológica, psicológica, social y espiritualmente (Poch, 2001).

La musicoterapia se basa en ese principio, y es la utilización de la música y sus elementos por un musicoterapeuta cualificado, en diferentes ámbitos (médico, educativo, cotidiano…) de manera individual o grupal. Cuya finalidad es optimizar la calidad de vida, mejorar la salud física, social, comunicativa, emocional e intelectual y el bienestar.

Ésta se aplica para lograr diferentes objetivos terapéuticos, y pretende establecer un canal alternativo de comunicación y expresión.

De acuerdo con la Federación Mundial de Musicoterapia (2008): “La musicoterapia consiste en el uso de la música y/o de sus elementos (sonido, ritmo, melodía, armonía), por un musicoterapeuta cualificado, con un cliente o grupo, en un proceso destinado a facilitar y promover comunicación, aprendizaje, movilización, expresión, organización u otros objetivos terapéuticos relevantes, a fin de asistir a las necesidades físicas, psíquicas, sociales y cognitivas”.

musicop

¿Por qué una terapia con música?

Porque se ha demostrado que tiene beneficios a diferentes niveles.

Fisiológicamente es capaz de producir cambios en la respiración, en el ritmo cardíaco, en el sistema inmunitario, en la resistencia al dolor, en la actividad muscular…

– A nivel emocional la musicoterapia facilita la expresión y liberación de emociones, modifica el estado de ánimo, disminuye el nivel de ansiedad…

– En la dimensión cognitiva aumenta la atención y la concentración, ayuda a desarrollar la memoria, estimula la imaginación y la creatividad, ejercita la inteligencia…

Socialmente facilita y promueve la comunicación a nivel verbal y no verbal, fomenta la cohesión y la participación grupal…

La música utilizada como terapia proporciona a nuestro espíritu una sensación de paz, armonía, bienestar y serenidad.

Todo ello contribuye a la consecución del objetivo principal de esta disciplina, aumentar la calidad de vida y mejorar la salud a todos los niveles, exista o no una patología previa a la intervención musicoterapéutica.

¿Por qué utilizar la musicoterapia en el ámbito de la discapacidad intelectual?

Investigaciones diversas nos muestran como la música se puede utilizar en la intervención de personas con discapacidad intelectual.

Según Davis, Gfeller y Thaut, (2002), los objetivos en este ámbito se podrían agrupar en 5 categorías:

Conductas sociales y emocionales: dado que frecuentemente las personas con discapacidad intelectual tienen problemas a la hora de adquirir habilidades sociales, se utilizan actividades musicoterapéuticas estructuradas, que incorporan movimiento, canciones y actividades rítmicas que pueden ofrecer la estimulación necesaria para adquirir habilidades sociales apropiadas. En lo que respecta al desarrollo emocional, es posible trabajar a partir del reconocimiento y asociación de una identidad musical propia y/o del entorno. La música en este punto aportará señales de reconocimiento emocional. Por otro lado será un fuerte impulsor de la expresión emocional personal.

Habilidades motoras: la música por excelencia es un potente estímulo para el desarrollo motriz. Este tipo de actividades permitirá a la persona con discapacidad intelectual, explorar su propio cuerpo a través del movimiento libre y guiado. Se trabajan además habilidades referidas a conceptos tales como lateralidad, direccionalidad, flexibilidad y agilidad, y por otro lado se puede potenciar la motricidad fina a través de la ejecución de instrumentos así como de actividades de expresión plástica unidas a las de expresión musical.

Habilidades de comunicación: la musicoterapia potenciará el desarrollo de habilidades comunicativas, ya que a través del sonido y sus componentes, un terapeuta podrá ayudar a un paciente a desarrollar el lenguaje expresivo, receptivo, la intención comunicativa, la escucha activa y la capacidad de seguir consignas. Por otro lado la música puede ayudar a desarrollar destrezas tales como el reconocimiento, diferenciación y discriminación sonora y fundamentalmente a la toma de conciencia del entorno sonoro.

Apoyo para potenciar el área cognitiva: como sabemos las personas con discapacidad intelectual tienen dificultad para prestar atención a una determinada tarea. Esto, entre otras causas, se debe a la dificultad que tienen para filtrar estímulos relevantes. En lo que se refiere a seguir instrucciones y para que éstas sean significativas deberán ser muy simples y concretas. La musicoterapia a través de juegos musicales tales como la repetición de sonidos y/o el seguir instrucciones a partir de canciones reiterativas en sus letras puede ser un efectivo medio para lograr avances en esta área. De igual modo, ya sea con la utilización de instrumentos musicales u objetos de uso cotidiano a los que asignamos funciones musicales, podemos contribuir al desarrollo de habilidades cognitivas, a través de la diferenciación o clasificación de sonidos.

Música como Actividad de Ocio: desde la musicoterapia puede animarse a las personas con discapacidad intelectual a utilizar la música en su tiempo libre.

¿Cómo se lleva a cabo una intervención musicoterapéutica?

Ésta se puede realizar a nivel individual o grupal, según las necesidades de cada persona.

En primer lugar se hace un valoración inicial de la persona que va a ser objeto de intervención (cuáles son sus necesidades, qué se quiere conseguir, si existe o no una patología, cuáles son sus limitaciones si las hay, e información a nivel médico y psicológico si fuese necesario), posteriormente se hace una valoración musical para ver como el paciente reacciona a la música y como se relaciona con ella, cuáles son sus gustos, se detectan también deficiencias a nivel motriz o de expresión corporal si las hubiera.

Una vez se ha evaluado a la persona se plantean unos objetivos generales y específicos que guiarán la intervención.

La duración de las sesiones será de aproximadamente 45 minutos, y la duración del tratamiento dependerá de las necesidades de cada persona, en principio está programado para un curso escolar.

¿Qué técnicas se utilizan?

La musicoterapeuta utiliza como herramienta principal de intervención la música,

presentada a través de diferentes técnicas.

Éstas son:

a) Métodos receptivos.

b) Métodos expresivos.

La denominación de activo o pasivo responde al hecho de implicar una acción externa o interna por parte del paciente.

Los métodos expresivos implican una acción visible, como es la de tocar un instrumento, bailar, cantar, etc. En cambio los métodos receptivos no parecen comportar acción externa o física, como en la audición musical, aunque suponen lógicamente una actividad interna y esencial, al provocar cambios en el estado de ánimo (Poch, 2008).

¿EN QUÉ PODEMOS AYUDARTE?

Tienes la posibilidad de hacer una VISITA INFORMATIVA GRATUITA, donde podrás explicarnos personalmente tu motivo de consulta. En ella te explicaremos cuál es el plan de intervención más adecuado, el procedimiento a seguir y sus costes.

    He leído y acepto los términos y condiciones*

    Publicaciones recientes
    Showing 2 comments
    • viviana
      Responder

      Hila quisiera saber si imparten cursoa para peques d edos.anños y.medio y si.podria preenciar alguna ckase sin.compromiso para ver si.a.mi.peque.le.gusta y saber.horarios precios y demas

      Gracias.un.saludo 699 19 77 40

      • CentroIDEAT
        Responder

        Estimada Viviana nos ponemos en contacto telefónico con usted y le ampliamos toda la información necesaria. Muchas gracias por su interés.

    DEJA UN COMENTARIO

    catorce + 8 =

    0