Procesamiento y dieta sensorial, ¿qué son?

Muchos de nuestros niños tienen dificultades en el procesamiento sensorial, esto es, responden a su entorno de diferentes formas.

Para hablar del procesamiento sensorial, antes tenemos que hablar, brevemente, de que es la integración sensorial.

La integración sensorial es el procesamiento de la información que nos llega del entorno y de las sensaciones de nuestro propio cuerpo. Es un proceso natural de aprendizaje, como organiza cada niño los estímulos sensoriales del entorno. Es un proceso que hace posible utilizar su cuerpo de manera eficaz con el ambiente, “el niño aprende cuando es capaz de interpretar la información”.

Por lo tanto, los niños con dificultades en el procesamiento sensorial responden a los estímulos del entorno de diferentes formas.

Algunos reacciones de forma exagerada, se agobian, se muestran nerviosos e impulsivos y otros reaccionan con poca intensidad o buscan sentir esa estimulación sensorial porque los estímulos no le llegan lo suficiente. Otros parecen tener falta de energía y necesitan más estimulación sensorial para sentirla y procesarla.

Puede que sienta identificado a alguno de sus hijos en estos perfiles. A continuación hablaremos sobre que es la dieta sensorial, ya que es un modo de intervención para realizar en casa, lo cual es muy interesante para abordar los días de cuarentena en los que estamos sumergidos.

Necesitamos que el niño tenga una buena regulación sensorial, aseguramos que el niño recibe la información necesaria para funcionar de la forma más correcta posible y poder mantener la concentración y organización optima durante todo el día.

Para tener una buena regulación sensorial se puede utilizar una “dieta sensorial”, no tiene nada que ver con comida, son unas series de actividades y adaptaciones diseñadas a medida para cada niño según sus características sensoriales, para proporcionarle la estimulación que necesita en su día a día. Las dietas sensoriales suelen utilizarse como parte de la terapia de integración sensorial (el tipo de profesional que puede ayudar en esta intervención y en la dieta sensorial es el Terapeuta Ocupacional). Sin embargo, en esta situación de confinamiento, podemos enseñaros algunas actividades para realizar en casa y observar cuales se adecuan mejor a vuestros hijos y les sirve para su regulación sensorial y hacen que estén más tranquilos, con un mejor estado de alerta, menos excitados y más conscientes en los momentos requeridos para poder progresar en el día a día y sus aprendizajes.

A continuación, os dejamos algunos ejemplos de actividades que pueden realizar en casa divididas por los principales sistemas sensoriales donde se producen dificultades:

Sistema táctil:

  • Pintar con pintura de dedos.
  • Amasar harina, arcilla, slime, etc (se pueden esconder pequeños objetos dentro de la masilla y buscarlos).
  • Masaje con crema en manos y brazos.
  • Pintarse la cara como nuestros personajes favoritos de dibujos animados.
  • Colocar pegatinas en diferentes partes del cuerpo y adivinar donde se encuentran con los ojos cerrados.
  • Pintar en un espejo con espuma de afeitar o pintura de dedos.
  • Congelar agua con pintura y pintar con el hielo.
  • Adivinar formas, letras, números, etc pintados en la espalda o palma de las manos.
  • Hacer arroz de colores pintándolos con tizas o acuarela.
  • Jugar con caja de arena o agua a buscar objetos sumergidos.

Sistema propioceptivo (todas estas actividades implican movimiento y contracción muscular para regular su estado de atención y alerta, para que estén más tranquilos y disminuir el estrés):

  • Ayudar en casa en algunas tareas como, llevar la ropa en la cesta para la lavadora, poner y quitar la mesa, mover mobiliario, como por ejemplo sillas, ayudar en la cocina como por ejemplo a amasar, etc.
  • Botar encima de una pelota, rodar sobre ella, realizar masajes sobre el niño con esta.
  • Hacer peleas de almohadas.
  • Llenar botellas de agua y luego apretarlas para sacarle todo el líquido en una bañera o ducha.
  • Hinchar globos.
  • Hacer pompas en un líquido denso con una pajita (por ejemplo en yogur batido).
  • Usar prendas ajustadas que den sensación de tacto profundo. Meter brazos y piernas en una sudadera o pantalón elástico y tener que deshacerse de él.
  • Jugar a la carretilla (coger al niño por los pies y que ande con las manos), por ejemplo buscando cartas u objetos que estén por el suelo de la habitación e ir recogiéndolos.
  • Jugar al juego de la cuerda a ver quién tiene más fuerza y tira más hacia un lado u otro (se puede hacer con sábanas).
  • Caminar como diferentes animales, por ejemplo como la tortuga y simular el caparazón con cojines y peso en la espalda, caminar como un oso, como un cocodrilo (reptando), etc.
  • Jugar a la alfombra mágica montando al niño en una manta y tirando de ella deslizándolo por la habitación.
  • Estirar gomas y ponerlas alrededor de una botella.
  • Mascar chicle, alimentos crujientes como frutos secos, zanahoria cruda, manzana, etc.
  • Jugar a ver quién abraza más fuerte.

Sistema vestibular (encargado del equilibrio y la coordinación de los movimientos de los ojos, la cabeza y el cuerpo):

  • Jugar a ver cuántas volteretas puede hacer seguidas o enseñarle a hacerlas.
  • Hacer un circuito en casa con mobiliario (cojines, sillas, mesa, etc) y jugar a que el suelo es de lava y no se puede pisar.
  • Ponernos encima de un cojín cada uno y pasarnos una pelota o un globo sin que este se caiga al suelo y tampoco nosotros toquemos el suelo.
  • Saltar a la comba.
  • Balancearnos sobre nuestra espalda haciéndonos una bolita a ver quién se balancea más rápido.

Sistema auditivo:

  • Aislar del exceso de ruido con unos cascos que aíslen el sonido o utilizar “ruido blanco” que son sonidos suaves que relajan y tranquilizan como zumbidos suaves, campanas, etc (se pueden encontrar en youtube).

PATRICIA PÉREZ PÉREZ – Terapeuta Ocupacional  CV-477

DEJA UN COMENTARIO

once + quince =

¿EN QUÉ PODEMOS AYUDARTE?

Tienes la posibilidad de hacer una VISITA INFORMATIVA GRATUITA, donde podrás explicarnos personalmente tu motivo de consulta. En ella te explicaremos cuál es el plan de intervención más adecuado, el procedimiento a seguir y sus costes.


    Publicaciones recientes
    Mi carrito
    El carrito está vacío.

    Parece que aún no te has decidido.