Los niños también necesitan relajarse

La etapa infantil es una de las más importantes del desarrollo y de la más enérgica para el niño. Cómo los niños ven y experimentan, va a reconstruir las siguientes etapas del desarrollo hasta llegar a su madurez.

Es una etapa, en la cual, se van a encontrar con multitud de estímulos, sensaciones, emociones, todo un mundo que curiosear. Pero también, van a encontrarse con multitud de cosas que no comprenden y que les provoca frustración y alteraciones en el comportamiento, influyendo en su alrededor.

Es importante que, en esos momentos de ira, enfado, frustración, se aliente en su gestión emocional, se les acompañe para proporcionar apoyo y seguridad y sobretodo, que el niño sea capaz de relajarse.

Esto va a favorecer que el niño se centre, tenga un mejor autocontrol y se conozca mejor para ser más conscientes de sus comportamientos.

Algunas actividades de relajación para niños:

  • Técnicas de respiración: les pedimos que se sienten de forma cómoda y que imaginen que es un globo, por ejemplo. Pueden estar en silencio o con música suave. Tienen que inspirar profundamente despacio por la nariz y exhalar poco a poco por la boca. La mano del niño o niña puede estar en el estomago para ver cómo se mueve.
  • Cantar: pedirles que canten en conjunto una canción que les guste, corta para mejorar su estado de tensión.
  • Resistir la risa: le pedimos al niño que mire a otra persona sin moverse y sin reírse. La otra persona intentará que se ría por todos los medios. De esta forma, se centrará en la persona o en la situación, y desatenderá aquello que le causaba malestar.
  • Realizar mandalas: pedirles que hagan un dibujo o pinten les permitirá fluir su imaginación y redirigir su atención.
  • Peluche: coger un peluche o algo blandito y suave. Está recomendado para niños de hasta 7 años. Tiene que abrazar al peluche de más intensidad a menos, acompañando su respiración.
  • Imaginar mi sitio seguro: tiene que ser guiado por un profesional o los padres. Consiste en crear en su imaginación un lugar seguro y que le permita relajarse, por ejemplo: un bosque mágico, una playa, una selva con animales. Introducirán elementos que le proporcionen relajación al niño, que sean agradables. Puede ir acompañado de música, y tono de voz calmado.

BELEN LÓPEZ SAMPER – Psicóloga CV- 13884

¿EN QUÉ PODEMOS AYUDARTE?

Tienes la posibilidad de hacer una VISITA INFORMATIVA GRATUITA, donde podrás explicarnos personalmente tu motivo de consulta. En ella te explicaremos cuál es el plan de intervención más adecuado, el procedimiento a seguir y sus costes.

He leído y acepto los términos y condiciones*

Publicaciones recientes

DEJA UN COMENTARIO

diecisiete − quince =

0