Gestión emocional con hijos durante el confinamiento

Esta situación de confinamiento nos esta mostrando muchas emociones que antes no habíamos experimentado o quizás sí, pero con la diferencia de que la gestión emocional que podemos hacer ahora es más complicada, ya que estamos todos en casa y juntos, muy juntos. Nuestras rutinas han cambiado y además hay más carga y exigencia, tanto por las tareas del hogar, el teletrabajo, las tareas escolares… y un sinfín de cosas nuevas que antes no realizábamos desde nuestro hogar. Hagamos un horario y mantengamos una organización sólida para sobrellevar esta situación, cada cual, respetando su ritmo y el de sus hijos, pero que esto no sea un factor de exigencia mayor, estar todo el tiempo haciendo actividades con nuestros hijos nos puede agotar y esto va a ser así durante muchos días, dosifiquemos nuestra energía. Te animo a que busques tiempo para ti, sin grandes pretensiones: una ducha, respirar profundamente, meditar 5 minutos, salir al balcón y recibir el aire del exterior…cualquier cosa que te haga sentir bien, si tú no te cuidas no puedes cuidar.

Si tú estás bien, ellos están bien. Busca la calma. Y si la pierdes, si pierdes el control…pues no pasa nada, siempre puedes disculparte y aprender de la situación, porque los errores son maravillosas oportunidades de aprendizaje, lejos de sentir culpa, seamos responsables y busquemos soluciones para la próxima vez que vuelva a suceder una situación similar.

Nunca antes habíamos estado tantas horas con nuestros hijos, parejas, mascotas, etc. encerrados en casa durante tanto tiempo y los conflictos surgen muy fácilmente, es momento para conectar y conocernos un poquito más aun si cabe, sé el adulto que te gustaría que te acompañará en esta situación, mantén los límites, pero siempre desde la amabilidad. Seamos amables. Podéis buscar soluciones juntos, padres e hijos, para consensuar cualquier situación en la que tengáis que llegar a un acuerdo.

No obstante, es importante que entiendas, que, si estamos en un estado emocional muy intenso, en ese momento no vamos a poder gestionar el asunto, tenemos que buscar la calma individual y aplazar hablar sobre esa situación. El adulto es el primero que debe controlar sus emociones, no podemos pedirles a nuestros hijos que lo hagan si antes no lo hemos aprendido nosotros.

Podemos ser muy positivos, pero también sinceros y honestos con nosotros mismos y con nuestros hijos, y asumir que, como si de una montaña rusa se tratase, que vamos a pasar por estados emocionales difíciles, por situaciones complicadas… que hay que aceptar, sin más. Si les explicamos como nos sentimos, poniéndole nombre a la emoción, es muy probable que ellos también lo hagan y así podamos compartir como estamos transitando emocionalmente esta situación.

Nuestros hijos, ahora más que nunca, son nuestros maestros.

Abro mi corazón y os digo que yo estoy viviendo esta situación con mucho amor y humor, aunque hay muchas ocasiones que me invade el miedo, la tristeza y la incertidumbre.

Os mando un abrazo, hasta pronto.

#nosotrasnosquedamosencasa

#yseguimosestandocontigo

SONIA MACHADO – Fundadora y directora de Centro IDEAT

¿EN QUÉ PODEMOS AYUDARTE?

Tienes la posibilidad de hacer una VISITA INFORMATIVA GRATUITA, donde podrás explicarnos personalmente tu motivo de consulta. En ella te explicaremos cuál es el plan de intervención más adecuado, el procedimiento a seguir y sus costes.

He leído y acepto los términos y condiciones*

Publicaciones recientes

DEJA UN COMENTARIO

diecinueve + cinco =

0