Alabar o alentar

Muchas personas piensan erróneamente que lanzar mensajes en bucle como “eres el mejor”, “bravo, qué bien lo has hecho”, “te mereces un premio”, “eres muy listo”, “esta perfecto” … ayuda a que el niño crezca sano y con una buena autoestima. Pero, todo lo contrario, porque estos mensajes dependen de la aprobación externa del adulto, poniendo el foco en el resultado y no en el proceso.

Entonces el niño elabora unas expectativas sobre a lo que a ti te gusta y lo que tú esperas de él y acaba desarrollando inseguridades sobre sí mismo, pensando que quizás no sea capaz de cumplir con tus expectativas o que el resultado no sea el deseado. Entonces optará por el camino más sencillo o simplemente ni lo intentará por miedo a tu desaprobación.

Porque los elogios, aunque los usemos tratando de reforzar en positivo aquellos comportamientos que deseamos afianzar, no dejan de ser recompensas verbales, que pueden provocar:

➖ Que destaques solo el resultado perfecto por encima del afán de superación que requiere todo proceso.

➖ Que tus hijos se hagan dependientes de la aprobación externa, al necesitar ser validados con elogios constantes para reafirmar su valía.

➖ Que interioricen la idea de que “mi percepción sobre mí depende de lo que los demás piensen sobre mí”.

Sin embargo, el aliento se define como “todo lo que ayuda a una persona a mejorar su autoestima”. Es una de las herramientas esenciales de la psicología de Alfred Adler.

El mensaje de aliento, se formula sobre lo que son, no sobre lo que hacen y les permite ser valorados por ser únicos y valiosos, sin juicios. Centrándose en el proceso y no en el resultado.

El aliento:

  • Es descriptivo y personal.
  • No es comparativo. No hace comparaciones entre la gente.
  • Invita a la motivación interna en vez de realizar actividades buscando aprobación externa.
  • Les da la oportunidad de desarrollar percepciones sobre sí mismos: “Yo soy capaz”, “Yo puedo contribuir” y “Yo puedo influenciar sobre lo que me pasa y como responder”.
  • Les enseña habilidades para la vida y responsabilidad social, las cuales son necesarias para tener éxito en la vida y en las relaciones.
  • Fortalece la autoestima invitando a localizar nuestro control interno.

Mira qué diferencia existe entre estos mensajes:

Elogio, que funciona a corto plazo. Es inmediato. Aliento, que es eficaz a largo plazo e invita a los niños a confiar en sí mismos.
Perfecto, te mereces un gran premio Has trabajado duro, te mereces un descanso
Estoy tan orgulloso de ti Debes estar orgulloso de ti mismo
Me encanta lo que has hecho Lo has hecho tu solo/a
Eres el mejor Cuanto has mejorado, se nota que estas practicando mucho cada día
Qué buen hijo eres Gracias por colgar tu abrigo, eso hace que la casa este más ordenada y es más fácil encontrar las cosas
Esta perfecto Se nota que has esforzado mucho
Me encanta tu dibujo ¿Qué es lo que más te gusta a ti de tu dibujo?
Qué bien lo has hecho Gracias por tu ayuda
Tú si que sabes lo que me gusta Puedes decidir que es lo mejor para ti
Justo lo que esperaba Confió en que aprendas de tus errores

 

Y tú… ¿alabas o elogias?

DEJA UN COMENTARIO

diecisiete − 7 =

¿EN QUÉ PODEMOS AYUDARTE?

Tienes la posibilidad de hacer una VISITA INFORMATIVA GRATUITA, donde podrás explicarnos personalmente tu motivo de consulta. En ella te explicaremos cuál es el plan de intervención más adecuado, el procedimiento a seguir y sus costes.


    Publicaciones recientes
    0

    ¡Queremos compartir contigo!

    Te mantendremos informado/a de todas nuestras formaciones, servicios, ofertas y además de mucho contenido gratuito muy interesante y práctico. Queremos que formes parte de IDEAT. Inscríbete en nuestra lista y te daremos la bienvenida con un regalo.

    ¿Lo aceptas?

    Marketing por